En los últimos años, el seguro basado en el uso (UBI) se está volviendo una tendencia entre los conductores. La pandemia del COVID 19 dejó a los autos inmovilizados por largos meses dejando en evidencia la necesidad de contar con un seguro personalizado que contemple aspectos como la modalidad y el estilo de conducción.

En la actualidad los dispositivos conectados a los vehículos tienen la posibilidad de generar una gran cantidad de datos con el fin de utilizarse para mejorar los servicios, en cuanto a seguros se refiere. Estos datos permiten optimizar la seguridad y la experiencia de usuario, debido a su interacción con el entorno de forma positiva y las aseguradoras, pueden acceder a grandes volúmenes de información que le permiten mejorar el servicio, adquirir una mayor agilidad comercial y eficacia operativa.

La creciente satisfacción e implementación de UBI no se debe sólo al hecho de que más conductores están ahorrando dinero en su seguro, sino que es el resultado de la telemática en evolución, el hardware y el software involucrados en ayudar a las compañías de seguros a detectar el estilo de conducción de los asegurados de una manera precisa.

Además, la telemática contiene el potencial de aportar un cambio al negocio asegurador, con su capacidad de monitorear el comportamiento de conducción de los vehículos para entender el perfil de riesgo de sus asegurados, y de proveer retroalimentación a los asegurados con información detallada y valiosa. Esta capacidad está promoviendo nuevos e innovadores productos basados en la capacidad de definir el perfil de riesgo con mayor precisión, atrayendo nuevos y más rentables clientes. A esto se le agrega la digitalización y los nuevos usuarios, donde hay una cambio de comportamiento de los mismos. Hoy la importancia de la “experiencia” del cliente a lo largo de toda la cadena del valor de los seguros es fundamental.

Otro factor clave es el precio de los seguros y su forma de tarifación. Hoy, los asegurados, se plantean el pago por el uso (Usage Based Insurance o UBI), que introduce oportunidades a las aseguradoras para construir y mantener su cartera de clientes, al tiempo que pueden tomar mejores decisiones y la optimización de los procesos críticos del negocio.

“Hace muchos años que esta tecnología está disponible, pero sin duda, la pandemia potenció la necesidad de contar con un servicio a medida, porque no solo queremos pagar por el uso, sino también por el comportamiento, es decir, a mejor comportamiento menor pago del seguro, lo que a su vez posibilitará la reducción en la cantidad de siniestros gracias a que,  otra funcionalidad que posee esta tecnología, es poder detectar accidentes en tiempo real, permitiendo ahorrar minutos críticos y vitales ante una emergencia” cuenta Franco Taraborrelli Gerente General  de  Ituran Argentina.

Para las aseguradoras la Inteligencia Artificial permitió el desarrollo del servicio de Scoring propiamente dicho, el cual permite conocer al cliente obteniendo con mayor precisión datos relevantes acerca de su perfil de manejo y además poder evitar solicitudes fraudulentas. ITURAN SCORING permite a las aseguradoras realizar planes a medida, basados en el uso real del automóvil (UBI), permitiendo dimensionar y evaluar el riesgo de cada cliente según sus hábitos de manejo y su estilo de conducción, brindando así una mayor profundidad de análisis, evaluación y seguimiento de la cartera. De este modo, se puede optimizar el negocio al conocer el uso de cada asegurado con la obtención de informes detallados, y ajustando el valor de la póliza en función del uso de cada cliente y su exposición al riesgo, reduciendo la cantidad de fraudes y siniestros asumidos por las compañías de seguro. Desde el lugar del asegurado, implica principalmente poder pagar un precio justo o “el mejor precio” por su seguro.

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *