Las compañías de seguro están enfocadas en capitalizar tres tendencias tecnológicas con el objetivo de diferenciarse de sus competidores.

Los desafíos son abundantes. Los modelos de servicio disruptivos, las necesidades cambiantes de los clientes y la adopción acelerada de tecnologías de consumo están ejerciendo una nueva presión sobre las aseguradoras para aprovechar nuevos canales de distribución y ofrecer precios y coberturas muy personalizados.

En este escenario existen tres tendencias tecnológicas clave:

  • Seguro integrado en todas partes

Es una cobertura que se ofrece con la compra de productos y servicios de terceros

Este tipo de seguros ofrece el acceso a grupos de clientes nuevos al ser ofrecidos en el momento de la compra de productos, en donde es muy probable que los consumidores adquieran esa cobertura.

Es importante tener en consideración que, con los competidores trabajando para conseguir los partners más lucrativos, el tiempo es esencial. Una plataforma de seguros moderna puede ayudar a las aseguradoras a lanzar seguros integrados en cuestión de semanas, con la capacidad de realizar ventas cruzadas de productos complementarios.

  • El UBI toman protagonismo

Las expectativas de los consumidores en cuanto a velocidad y comodidad han aumentado exponencialmente, gracias la tecnología y a la capacidad de contar con ella.

Para los clientes, los siniestros son el “momento de la verdad”. Aquellos que están satisfechos con el proceso de gestión de siniestros tienen un 80% más de probabilidades de renovar sus pólizas,

Hoy en día, el seguro basado en el uso (UBI), aprovecha la telemática para cotizar las primas en función de la distancia recorrida y los comportamientos de conducción, como el exceso de velocidad, las curvas agresivas, los frenazos bruscos y más.

De esta forma, permite a las aseguradoras realizar planes a medida, brindando así una mayor profundidad de análisis, evaluación y seguimiento de la cartera, además de bridar la oportunidad de optimizar el negocio al conocer el uso de cada asegurado con la obtención de informes detallados, y ajustando el valor de la póliza en función del uso de cada cliente y su exposición al riesgo, reduciendo la cantidad de fraudes y siniestros asumidos. Desde el lugar del asegurado, implica principalmente poder pagar un precio justo o “el mejor precio” por su seguro.

  • La crisis climática provoca un replanteamiento del riesgo y la innovación

Según el informe climático “código rojo para la humanidad” de la ONU, ya es demasiado tarde para evitar que el calentamiento global provoque un salto significativo en los desastres relacionados con el clima extremo durante las próximas dos décadas.

La innovación de nuevos productos puede ayudar a las aseguradoras a cubrir de forma rentable los riesgos más nuevos y frecuentes. Por ejemplo, el seguro basado en un evento desencadenante (huracán, terremoto, incendio forestal, sequía) en lugar del valor de los activos físicos.

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *